Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘relajación profunda’

UN encuentro con nuestro ser de luz!

Es muy importante dedicarnos tiempo a nosotros mismos, hacer un alto en el camino y tomar conciencia de nuestro sentir y actuar.

Lleva poco tiempo tomar contacto con nuestra paz interior, nuestro ser más profundo, dedicarnos y regalarnos un profundo relax, que regenera nuestro organismo y limpia nuestra mente.

Hay mucha velocidad, stress, contaminación, estamos desconectados de la naturaleza al vivir en ciudades con tanto cemento bajo nuestros pies en vez de caminar descalzos sobre el pasto y al final del día podemos sentirnos muy cansados y faltos de energía vital.

Una relajación profunda lleva poco tiempo y hace la diferencia, vas a sentirte con el cuerpo descansado y la mente más clara y despejada.

Necesitamos un espacio apropiado, si es en la naturaleza mucho mejor, cerca del mar, bajo un árbol, sintiendo el contacto directo de la tierra sobre nuestro organismo.

De todas maneras, en nuestras casas podemos crear un espacio propicio para el relax, asegurate de no ser molestado, apagar el celular, pedir en tu casa que por media hora no entren a tu habitación, es solo un ratito solo para vos!

El espacio ventilado, iluminación baja, o a la luz de velas mucho mejor, el aroma que nos acompaña es importante, podemos prender un incienso, o en un hornito para aromaterapia, con aceite esencial de lavanda o melissa. (Ambos son sedantes ayudan en ansiedad e insomnio).

La música también nos ayuda a relajarnos; un poco de música suave o de sonidos de la naturaleza, así, las olas del océano, el viento entre los árboles y cantos de pájaros nos ayudan a encontrar el camino hacia nuestra paz interior.

Estirados boca arriba, con ambas palmas de las manos sobre nuestro abdomen, vamos a ir tomando conciencia de nuestra respiración, es muy importante este punto, la respiración debe ser abdominal, larga y profunda. Tomamos aire por la nariz lentamente y vamos sintiendo como sube nuestro ombligo, y al exhalar desciende. Podemos visualizar que nuestra panza es un globo que se infla bien grande al inhalar y se desinfla completamente al exhalar.

Para tomar plena conciencia de nuestra respiración, al principio, vamos a contar mentalmente el tiempo de inhalación y exhalación, así, inspiramos contando hasta 5 y emanamos lentamente el aire contando hasta 7, siempre dura más el tiempo de la exhalación.

Nuestra mirada interna fija en el entrecejo, en el tercer ojo, y vamos a visualizar allí un cielo despejado, bien celeste o como lo imaginemos, esto es para tratar de liberar nuestra mente de pensamientos que nos impidan relajarnos. Entonces, visualizamos ese cielo hermoso, azul, despejado que es nuestra mente, y los pensamientos que vayan apareciendo en escena los envolvemos en una nube y los dejamos ir, son nubes pasajeras que se llevan nuestros pensamientos molestos, obsesivos y otra vez el cielo queda libre y claro.

Y vamos a ir tomando conciencia de cómo se encuentra nuestro cuerpo, vamos a ir haciendo una recorrida mental de todo nuestro organismo.

A nuestro ritmo, lentamente, vamos a ir relajando nuestros pies… sentimos la planta y el dorso de ambos pies bien relajados… vamos subiendo hacia nuestras piernas… toda nuestra pierna derecha bien relajada… y nuestra pierna izquierda también muy relajada… ambas piernas bien relajadas….

Sentimos ahora la zona de nuestro abdomen, donde se encuentra el chakra del plexo solar, y nuestras emociones; sentimos como la respiración abdominal masajea los órganos internos, tomamos conciencia de nuestro estómago, bazo, hígado, intestinos, sintiendo como sube y baja nuestro ombligo! (se mantiene esta respiración durante toda la relajación).

Conectamos ahora con la zona del pecho, el chakra del corazón, sentimos que irradiamos calor y luz desde el centro mismo del torso, liberando angustia y opresión en la zona. Relajamos profundamente la zona del pecho.

Subimos hacia nuestro cuello, garganta bien relajada, visualizamos nuestro rostro, bien distendido, sin líneas de expresión, es un rostro feliz, contento con una gran sonrisa.

Sentimos la parte alta de nuestra cabeza, el cuero cabelludo, enviamos mensaje mental de relax a toda la zona alta del cuerpo, para ir descendiendo hacia nuestra nuca.

Especial atención a la zona de nuca, cuello, hombros, parte alta de espalda, (músculos trapecios) generalmente muy contracturados y comprimidos. Visualizamos una mochila muy pesada que cargamos en los hombros, con todos nuestros problemas y preocupaciones que llevamos a cuestas, sentimos como nos sacamos lentamente esa carga y la dejamos de lado, sentimos la sensación placentera de liviandad en la espalda, ahora podemos seguir el recorrido más ligeros de equipaje, se vuelve más fácil el camino.

Vamos tomando conciencia de toda la columna vertebral, empezando por las cervicales, seguimos por las dorsales, hasta llegar por último a las lumbares, sacro y cóccix. Visualizamos que la columna es un acordeón que se va separando vértebra por vértebra, y nos sentimos realmente más altos, la cabeza bien separada de los hombros.

Relajamos junto con la columna todos los músculos de la espalda, y vamos descendiendo hacia la cadera, los glúteos bien relajados, las piernas bien relajadas, las pantorrillas flojas, hasta llegar nuevamente a los pies.

Suspiramos si lo necesitamos, aliviados, todo el cuerpo en estado de profundo relax, aliviado de cargas innecesarias.

Notamos si hay aún zonas de dolor, incomodidad, malestar y vamos a enviar calor y mensajes de sanación y salud.

Con la próxima inhalación vamos sentir que incorporamos con el aire fresco que entra a nuestro organismo todo lo que necesitamos para nuestro bienestar, salud, armonía, equilibrio, mente positiva, y exhalamos con el aire tibio que sale de nuestro cuerpo todo lo que queremos desaparezca de dentro nuestro, preocupaciones, pensamientos negativos, malestar.

Inhalamos luz y exhalamos oscuridad.

Sentimos una luz de color que nos envuelve, como una burbuja de protección, y con la próxima inhalación penetra y recorre por nuestro torrente sanguíneo todo nuestro organismo, llevando salud y sanación a cada célula, a cada órgano, por todo nuestro ser.

Y sentimos que somos seres de luz, en total armonía, merecedores de toda la felicidad del universo.

Y vamos moviendo de a poco las extremidades, nos desperezamos lentamente, abrimos los ojos y damos gracias por la experiencia de estar vivos.

Anuncios

Read Full Post »